La Trata de personas es una grave vulneración de los derechos humanos.
España ha tardado más de 10 años en trasladar la normativa europea de obligado cumplimiento en los estados miembros a la legislación española pero finalmente, en el año 2010 se tipificó el delito de trata de seres humanos (art. 177 bis) y que, con la actual reforma del código penal (se modifica los apartados 1 y 4: señalados en color azul) se señala que:
“1. Será castigado con la pena de cinco a ocho años de prisión como reo de trata de seres humanos el que, sea en territorio español, sea desde Esapña, en tránsito o con destino a ella, empleando violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o de vulnerabilidad de la víctima nacional o extranjera, o mediante la entrega o recepción de pagos  o beneficios para lograr el consentimiento de la persona que poseyera el control sobre la víctima, la captare, transportare, trasladare, acogiere, o recibiere, incluído el intercambio o transferencia de control sobre esas personas, con cualquiera de las finalidades siguientes:
a) la impostición de trabajo o de servicios forzados, la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud, a la servidumbre o a la mendicidad.
b) la explotación sexual, incluyendo la pornografía.
c) la explotación para realizar actividades delictivas.
d) la extracción de sus órganos corporales.
e) la celebración de matrimonios forzados.
Existe una situación de necesidad o vulnerabilidad cuando la persona en cuestión no tiene otra alternativa, real o aceptable, que someterse al abuso”.
  • Campaña Corazón Azul (Naciones Unidas):